rafa

Leyenda de las semillas malditas

Leyenda de las semillas malditas

Leyenda de las semillas malditas

Esta leyenda que voy a contarles surgió después de un intercambio de regalos entre amigas. Algunas veces las personas se ponen de acuerdo con antelación sobre cuál sería el regalo que les gustaría recibir en esa fecha. No obstante, éste fue llevado a cabo de manera tradicional, es decir, cada quien podía regalar lo que quisiera.

A Ariadna le tocaron unas sandalias de plástico, a Leticia una bolsa de mano, a Rosa un libro que contenía su leyenda favorita y finalmente a Marisol le dieron un juego de botánica.

– ¿Es una broma? Qué voy hacer con esto. Expresó muy molesta.

Sin embargo, sus amigas no paraban de reír asegurándole que con esas semillas prácticamente estaría en condiciones de convertir su jardín en una huerta.

– Mari, a ti te fascina la naturaleza y además eres vegetariana ¿qué más puedes pedir? Mencionó Rosa en tono burlón.

– Muy bien, si es tan divertido les propongo algo. Sacaré de la caja una bolsa de semillas y las plantaré aquí mismo. Si estas germinen, las perdonaré y seguiremos siendo amigas, de lo contrario pueden olvidarse de mí. Replicó Marisol.

Todas estuvieron de acuerdo en la condición y dejaron que ella siguiera con el plan. Enterró las semillas en la tierra y las regó con un poco de agua. En eso estaba cuando Leticia mencionó:

– Ya vieron, la bolsita que eligió Marisol no tiene etiqueta.

– ¿Qué raro? Dijo Ariadna.

– Bueno chicas, ya es muy tarde y mañana tengo que levantarme temprano, pues debo ir a trabajar. Nos vemos. Expresó Marisol.

La chica salió de ahí dejando a sus demás amigas conversando. Saliendo de trabajar la noche siguiente, Marisol fue a la casa de sus amigas únicamente para encontrar que éstas estaban muertas.

Las tres mujeres fallecieron de asfixia ya que tenían atadas a sus cuellos, unas raíces espinosas que provenían del sitio en donde había ella misma había plantado las semillas. Posteriormente los agentes la interrogaron con el fin de saber el origen de esa planta, a lo que ella respondió fuera de sí:

– Todo comenzó como una broma… Todo comenzó como una broma.

Relato del camino a tres lagos

Relato del camino a tres lagos

Relato del camino a tres lagos

Gracias a las telecomunicaciones de hoy día, es muy fácil conocer rutas de distintos lugares, sin tener la necesidad de comprar grandes mapas ni de estar actualizando constantemente nuestra cartografía regional. Los dispositivos inteligentes, ahora se conectan a Internet y esto hace que en tiempo real el sistema nos indique los minutos u horas que tardaremos en llegar a nuestro destino.

Por si eso fuera poco, nos brindan la oportunidad de modificar nuestro trayecto con el fin de que ajustemos nuestra agenda lo mejor posible. No obstante, el relato que plantearé el día de hoy, tiene que ver con un pueblo que no aparece en los mapas.

Esta narración comienza en la localidad conocida con el nombre de “Tres Lagos” y las personas que intentaron llegar hasta allá, jamás lograron su objetivo.

El primer paso era tomar la autopista federal y seguir las indicaciones hasta llegar a un lugar conocido como “Pueblo Chico”. Después de ahí, había que tomar una ligera desviación hasta el “Cañón del Demonio” y finalmente avanzar 229 km.

Algunas personas hicieron esa travesía en automóvil. Desgraciadamente, los autos fueron encontrados a la mitad del camino completamente destruidos y de los restos humanos no se ha podido saber nada hasta la fecha. Es como si esa gente hubiese abandonado esta dimensión.

En fechas recientes, un grupo de ingenieros norteamericanos decidieron que la única manera de corroborar que “Tres Lagos” era un pueblo real y no otra de las invenciones y mitos de los lugareños, sería equipando un helicóptero militar con varias cámaras y sistemas de navegación.

El proyecto tuvo un costo cercano a los cuatro millones de dólares y el artefacto emprendió la misión el 29 de febrero de 2008. La nave fue encontrada horas más tarde calcinada y sin rastro de la tripulación. Por fortuna, las cajas negras fueron localizadas aunque los mensajes que se escuchan en las grabaciones, continúan siendo un enigma, ya que aunque se escuchan ruidos, no hay nada ininteligible.

Una segunda oportunidad

Una segunda oportunidad

Una segunda oportunidad

El amor es uno de los sentimientos más complejos que hay. Me atrevo a hacer esta aseveración porque súbitamente nos puede elevar hasta el grado máximo de felicidad, para luego hundirnos en la más profunda de las depresiones. Es por eso que me atrevo a compartir contigo una de mis más íntimas narraciones.

Mi relato pudiera parecer tan convencional como otras tantas narraciones que abundan por Internet sobre ese mismo tópico. Sin embargo, creo que a pocos hombres les ha pasado algo como lo que a mí me ocurrió. Conocí a Caridad cuando cumplí siete años. Lo sé porque justamente el día de mi cumpleaños sus padres se mudaron al edificio donde vivía.

Era una chiquilla simpática con la que pasé miles de tardes jugando de lo más entretenido. Mi mamá se enfadaba porque bajábamos corriendo las escaleras:

– ¡Niños! Tengan cuidado, no se vayan a caer.

Con el paso del tiempo, nos fuimos haciendo más y más cercanos. De hecho, Caridad fue mi confidente y mejor amiga hasta que me le declaré en su fiesta de 15 años. Le regalé un gran ramo de flores acompañados de una tarjeta de felicitación en donde expresaba todo lo que sentía por ella. Caridad la miró con extrañeza y me comentó:

– Tengo que pensarlo Josué, te pido que por favor me des unos días.

Yo estaba desesperado, no podía comer ni dormir, pensando en cuál sería su respuesta. Finalmente, me dijo que si quería ser mi novia.

Desafortunadamente, nuestro noviazgo solamente duró un par de meses, pues descubrí que me era infiel con un amigo que teníamos en común.

Le recriminé por su acción, argumentándole que no se debe jugar de esa manera con el corazón de alguien que lo único que ha hecho ha sido quererla.

A lo que ella respondió:

– Por supuesto que no mi amor. Perdóname. Me equivoqué.

Desde esa fecha, no pasa un día sin que me pida fervientemente que le dé una segunda oportunidad. Mas no sé si pueda llegar a dársela, pues la duda de qué otra infidelidad se vuelva a repetir continúa presente en mis pensamientos.

Las narraciones

Las narraciones

Las narraciones

La gente acostumbra definir al término narraciones como un conjunto de ideas que guardan una cierta coherencia entre si y que al mismo tiempo se unen para contar una serie de eventos. Estos hechos pueden ser falsos o verdaderos aunque eso depende de lo que el autor nos quiera comunicar.

Las narraciones desde el punto de vista del escritor, tienen la función de lograr que las causas que se planteen en un principio, tengan una repercusión en el desenlace de la historia. Por eso, los cuentos cortos, leyendas y demás relatos breves son géneros que entran perfectamente en esta categoría.

Otro aspecto que afecta fuertemente a las narraciones es el ambiente social en el que se lleva a cabo la acción. Es decir, cómo va a ser recibida la historia contada por los diversos grupos sociales que interactúan de manera directa o indirecta sobre ese conflicto.

Por ejemplo, supongamos que alguien crea un breve ensayo sobre los acontecimientos ocurridos en el mundial de Brasil celebrado hace apenas unos cuantos meses, pero viéndolo desde la perspectiva de la gente que habita en ese lugar día a día.

Habrá algunos que les guste lo expresado en ese trabajo, sin embargo, existirá otro grupo que esté en total desacuerdo con lo expuesto.

Por esa razón, recomiendo que antes de empezar a redactar narraciones sobre hechos concretos, nos dediquemos un tiempo a crear nuestros propios cuentos, ya que de esa manera podremos formar poco a poco las herramientas que nos permitan expresarnos de mejor manera.

Una forma muy sencilla que tienes para iniciarte en el mundo de las letras es recolectando mitos o leyendas de tu comunidad, pues esas historias al haber sido pasadas de boca en boca, te dan la oportunidad de añadirle o quitarle elementos en función de la situación.

Próximamente en este blog te presentaremos varias historias que esperamos que ayuden a sacar a ese literato que vive dentro de ti, pero que no le has dado la oportunidad de salir.