El extraño viaje

El extraño viaje
Estábamos con Julia atravesando una carretera que nunca habíamos recorrido hasta entonces, cuando en un momento nuestro coche comienza a funcionar mal y me veo obligado a parar a un costado del camino por el cual veníamos. Al ver con detenimiento las causas de las fallas que ocasionaron ese mal funcionamiento, me di cuenta que el motor se había fundido, por lo que era preciso de un mecánico para solucionarlo.

Al ser de noche tuvimos que sacar nuestras pertenencias del auto y dirigirnos hacia una posada que habíamos visto a unos metros de donde se nos había parado el coche. Al ingresar y hablar con el encargado comenzamos a predecir cosas malas, puesto que el mismo atendía de muy mala manera a los clientes, y no mostraba interés por apiadarse de lo que nos había ocurrido.

Finalmente conseguimos alojarnos en una habitación por la noche, en donde logramos dormirnos rápidamente por el agotamiento que teníamos. A la mañana siguiente nos despertamos y hablando nos dimos cuenta que ambos habíamos dormido muy mal debido a las pesadillas que tuvimos, algo verdaderamente extraño.

Al despertarnos y pedirle al encargado un teléfono para hablar con un mecánico que se encontrara cerca, el mismo se reía y no me prestaba atención a mis exigencias, es por ello que me enoje y fui afuera a ver el auto. Cuando salgo a la carretera miro que el auto estaba temblando, y que las puertas se abrían y cerraban, algo que me asustó demasiado, es por ello que con Julia nos dimos vuelta para ver si el encargado estaba viendo lo mismo, pero en ese lugar no había nada, y simplemente era un basurero.

Quienes nos encontraron a la mañana del día siguiente, aseguraron que todas nuestras cosas estaban desparramadas por toda la carretera, y que estábamos dormidos con una gran contusión por haber chocado el auto. Este es sin duda uno de mis relatos de terror que no me cansaré de contar a mis hijos, por haberlo vivido en carne propia.

Leave a Reply