Leyenda de terror la sala 13

Leyenda de terror la sala 13

El otro día mientras venía de regreso del gimnasio, recordé una de las aterradoras leyendas de terror que me sucedieron cuando trabajé en el cine de mi colonia. Se trataba de uno de esos grandes complejos en donde puedes encontrar más de 20 salas juntas.

El salario que ahí me daban servía para comprar algunas cosas del colegio y además para poder salir a pasear con mi novia los fines de semana. Otra cosa que me encantaba de laborar en aquel lugar era que podía ver la película de estreno que yo quisiera, sin desembolsar un centavo.

De todos mis compañeros, recuerdo que Jorge era el que mejor me caía. Las modulaciones que hacía con su voz para contarnos aterradoras leyendas de terror, eran dignas de un actor profesional.

Hablando de algunas cosas raras que me sucedieron en ese cine, no me puedo sacar de memoria el hecho de que la sala marcada con el número trece, siempre estaba cerrada. Le pregunté a Miriam (otra de mis compañeras) cuál era el motivo de eso, a lo que ella me respondió:

– Lo que sucede es que ahí murió una señora hace muchos años.

– ¿Y eso qué tiene que ver? Murió de causas naturales, supongo.

– Si, pero su deceso se produjo durante la premier de una cinta de terror. Los asistentes pensaron que eso había sido planeado por los propietarios del cine para llamar la atención. Sin embargo, cuando vieron que las luces se encendieron y que rápidamente ingresaron a la sala camilleros y paramédicos la cosa cambió.

– De todos modos, eso no responde mi pregunta del todo.

– La mantenemos clausurada, ya que después de la muerte de la señora, los empleados comenzaron a ver fantasmas en el cuarto de proyección e inclusive en algunas butacas.

– Un día me deberías prestar la llave para entrar y a ver si me asustan a mí también. Le dije riendo sarcásticamente, mientras movía la manija de la puerta de la sala 13.

Inmediatamente después de pronunciar esa línea, hubo una falla en la energía eléctrica y el candado del portón se cayó al piso. Momentos más tarde, regresó la luz.

Jamás volví a tocar el tema.

Leave a Reply